lunes, 25 de abril de 2016

RIO-QUINTANILLA : Montañas, valles, peñas, bosques, floración, historia, románico y castillos olvidados (Las esencias de Las Caderechas en un solo lugar)


Posiblemente para la mayoría de la gente es   mencionar el Valle de Las Caderechas y nos viene la mente la floración de los cerezos, pero los atractivos añadidos son muchos más y que tendemos a pasar de largo.

    Si hay un lugar que aglutina todos los espectros del valle de las Caderechas, ese es, sin ninguna duda,  RIO QUINTANILLA.

     Montañas, valles, peñas, bosques, flores, románico, torre medieval y restos de un castillo antiguo olvidado...Que luego no digan que no os lo he advertido.

   Este vídeo pretende ser un viaje al pasado y al presente,  resumido, "planeando" sobre todos los aspectos interesantes que nos ofrece  este hermoso lugar y que iré desgranando uno por uno.


 Pero vayamos por partes:

     La iglesia de San Emeterio y San Celedonio, en la ladera inferior del monte Castriviejo  es la mejor representación de arte románico de todo el valle de las Caderechas. De mediados del siglo XII. Su fábrica es de sillería "toba" de fácil erosión pero se muestra compacta y del más puro románico. En su interior guarda una pila bautismal de gran valor. En el interior no se conserva ningún elemento escultórico porque se alisaron y revocaron los capiteles con yeso. Los canecillos del exterior representan tanto figuras antropomorfas como zoomorfas, pero debido a la deleznabilidad de la piedra toba y la dura erosión climática han quedado deteriorados en sus detalles, que no en su formas básicas.

Alzando la vista llama la atención el Pico  Catriviejo.


Descendemos la mirada y nos encontraremos con la ermita románica.

La ermita "afectada" por la primavera.


Vista global

Echando un vistazo a la espadaña y las campanas a través de las escaleras exteriores.










.
El ábside exterior es  sencillo, robusto y armonioso.

Uno de los canecillos nos muestra un ser diabólico. 

La iglesia de Río Quintanilla , dentro del  perímetro del pueblo.




Antiguo molino  de agua en el inicio del camino que asciende a la ermita de San Emeterio y San Celedonio


   Dentro del pueblo existe una torre medieval que sirvió en origen como castillo defensivo y de control a una de las entradas al Valle de Caderechas en la época de la reconquista/repoblación (S. VIII-XV) aunque su apariencia actual es del siglo XV, recientemente restaurada.
Escudo de Rio Quintanilla al fondo la torre medieval

La torre medieval vista en zoom desde el monte San Vicente donde se asienta "el reducto templario"







CASTILLO ANTIGUOEl reducto templario que hasta ahora se le denominaba así, en realidad se trata del legendario castillo de CASTIL VIEJO, del Conde Gundisalus (Salvadores, Condes de la Bureba) datado a principios del siglo XI en época de la repoblación o reconquista. Se compone de varios lienzos murales y un torreón cilíndrico. Se encuentra en un lugar agreste y de difícil acceso. No podía ser de otra forma,. Está ubicado en el monte de San Vicente. desde el cual se divisa el pueblo y también el desfiladero. Un punto muy idóneo de control y vigía. 

Castillo Viejo . Al fondo se aprecia la montaña del Pico  El Mazo.

Ruinas en el espigón de San Vicente

                                           Punto desde el cual se controlaba  el desfiladero que comienza en Quintanaopio


El atardecer florido.

Frutales, bosques, montañas......Vámonos, que se hace tarde.


3 comentarios:

Alberto Alonso G. dijo...

¡Magnífico!

ZáLeZ dijo...

Hola Alberto:
Muchas gracias.
Si observas en el vídeo que he subido a youtube y que es el que he incrustado aquí, tiene un pequeño efecto estereoscópico para dar algo más de profundidad a las imágenes. El de Vimeo es tal cual. No sé si percibirás alguna diferencia.
Un saludo,

Minerva dijo...

El sábado fui a Caderechas. Lo visitamos con moto, porque a falta de ir a pie, es la mejor forma de llenarte con la vista, los olores, y el sonido del agua corriendo por esos pueblos. Desde la moto creo que vi la iglesia que dices pero no puedo asegurarlo. Ya saliamos por encima de Salas a mano izquierda pero no se a que altura. Por cierto que pase un frio, hasta nos calleron unas gotas. Da igual, porque despues nos metimos un buen cordero en Los Trillos, jajaja.