martes, 4 de agosto de 2015

Cueva de La Miel (Oña). Recopilación de yacimientos paleolíticos del entorno oniense.


Bajo el cortado donde se ubica la cueva de  La Miel.

 La cueva de la Miel se encuentra en el centro del cortado de la Peña del mismo nombre, entre los túneles de la Blanca y El Buitre, y muy cerca de los restos del antiguo camino medieval. Su acceso es muy difícil sin equipo de escalada. 
  La formación geológica de la cueva (Holoceno) es muy posterior en relación a las cercanas cuevas de la Blanca y el Caballón.
    La cueva pudo haber sido habitada al final del paleolítico y en la edad del Hierro a tenor de los restos de cerámica muy toscos y de  una especie de arpón de hueso  hallados en ella,   según el Padre Íbero.  (Fuente: Oña y su Monasterio en el pasado de Castilla, de Eduardo Rojo). 
   Con esta entrada queda completado el mapa prehistórico de la zona oniense,  descrito como un caso asombroso de concentración de yacimientos paleolíticos en la Meseta.

    A modo de resumen y para tener una visión global de esta acumulación de yacimientos, me permito hacer una lista  de enlaces a entradas antiguas que lo complementen, en orden de importancia:
   1.- CUEVA DE PENCHES.
   4. -Diversos abrigos rocosos.
   5.- Y por supuesto, ésta que os muestro de la cueva de La Miel.


Restos de paramentos de la antigua calzada medieval (Desfiladero del Oca)




Peña y cueva La Miel.




VÍDEO RECOPILATORIO:

lunes, 27 de julio de 2015

Ruinas del Castillo de Santa Marta, nevado (Pancorbo). A tomar el fresco.



        El 2015 se va a recordar por haber tenido el invierno más crudo desde hacía años, y a la vez, uno de los veranos más calurosos, así es que me apetece imaginar la frescura de la nieve  para refrigerar el ambiente. Qué verano llevamos.! Aunque tampoco nos podemos quejar si lo comparamos con otras zonas de España, todo hay que decirlo. 

     No es que fuera un buen momento para visitar las ruinas del castillo rupestre de Santa Marta en pleno invierno, pero me quedé con las ganas,la última vez que visité este interesante lugar , de subir hasta las ruinas más altas donde se encuentra un aljibe que llaman el pozo de la bruja.  Así es que ni corto ni perezoso me dispuse a subir, en vista de una leve mejoría del tiempo. Pero duró tan poco que al regresar a Briviesca , comenzó a nevar con ganas. Para subir  hasta la parte alta, hay que remontar una especie de muro escalonado ruinoso que discurre por encima justo del arco visible entrepeñas, y siempre tomando las debidas precauciones ya que el acceso es un tanto peligroso, y con nieve, mucho más. No me metí entre los muros altos porque había nieve acumulada y el pozo de la Bruja igual me lo tragaba o biceversa Pero tan solo por el paisaje nevado que desde allí se divisaba, mereció la pena.
   
Estación de tren de Pancorbo

Restos de la muralla medieval en el barrio de la Juderia

Pancorbo. A fondo La Bureba

Acercándonos a la zona del castillo de Santa Marta

Ya dentro del recito castelar rupestre

Iglesia de San Nicolás

Iglesia de Santiago

Vista parcial de Pancorbo, en el mismo desfiladero.

Escaleras talladas en roca que dan acceso a La Sala


Arco visible. Hay que pasar por encima para llegar a los últimos  y más altos vestigios del castillo.


Ultimo recinto . El más alto y el que conserva aún parte de sus muros. Es aquí donde hay que extremar las precauciones por la existencia del pozo de las Brujas. Cuidadín.


Desde lo más alto de las ruinas y por encima del arco







De regreso a Pancorbo

VÍDEO RECOPILATORIO:

viernes, 24 de julio de 2015

La Mesa de Oña (Obarenes) se viste de luto por un fatídico incendio.


El pasado día 19 de julio se produjo uno de los peores incendios de la provincia, al originarse en terrenos de cultivo de Cornudilla, muy cercanos a la emblemática Mesa de Oña. Se trata de la zona más occidental de los Montes Obarenes de alto valor ecológico, con una cubierta vegetal de pinos, robles y encinas en una gran extensión y rodeada a su vez de varias zonas forestales más grandes aún, como Caderechas, la ladera norte pegante a Oña y de allí se podría haber expandido de una forma incontrolable, convirtiéndose en un incendio de proporciones dantescas.
 .  El fuego se extendió con voracidad a la zona forestal de la Mesa de Oña,invadiendo terrenos de Pino de Bureba originando un incendio de grandes proporciones que se podía divisar desde puntos muy distantes. El intenso humo y el enorme calor ascendente formó una enorme nube de desarrollo vertical  a gran altura, con características similares a las nubes tormentosas. En el mismo Frías llegaron a precipitar las cenizas al estar en la línea de proyección del viento Oeste-Suroeste, como si fuera una erupción volcánica.
   La intervención de medios aéreos , terrestres y humanos fue muy importante, lo que evitó que el desastre ecológico fuese mucho mayor.Enhorabuena a todos los que formaron parte en la extinción del incendio. Quiero echarles un capote ya que las condiciones laborales  dejan mucho que desear para un colectivo que se juega la vida en cada salida. Enhorabuena a todos. La cosa pudo haber sido mucho peor.
    Si como todo parece apuntar, el origen del incendio, presuntamente, fue originado por la chispa de una cosechadora, la responsabilidad civil y/o penal del conductor podría ser motivo de multa y posible cárcel.
   La normativa al respecto es bien clara:
  • 7. Condicionantes para poder utilizar maquinaria y equipos como cosechadoras, tractores de cadenas, desbrozadoras, etc.En general está prohibido en la época de peligro alto,
  • Maquinaria tipo cosechadoras dotadas de matachispas, salvo que la temperatura sea superior a 30 ºC y la velocidad del viento supere los 30 km./h.
  • Siempre se deberán cumplir las medidas preventivas y se deberá tener a mano medios de extinción y personal suficientes para controlar el posible conato de incendio que se pueda originar.
Además: Durante todo el año la maquinaria cuyo funcionamiento genere o pueda generar deflagración, chispas o descargas eléctricas requerirá contar con los medios extinción suficientes para controlar el posible conato que se pueda originar, para ello se definen como medios de extinción mínimos dos .mochilas extintoras cargadas de agua y dos batefuegos. Además se han de mantener limpios de vegetación los lugares de emplazamiento o manipulación de motosierras, aparatos de soldadura, radiales, grupos electrógenos y motores o equipos eléctricos o de explosión.

  Con esto en la mano, el día del incendio los factores temperatura y velocidad del viento eran superiores, y presuntamente, tal como se propagó el incendio, se carecía de medios preventivos de extinción  suficientes.
  Conclusión: El día 19 de julio estaría prohibido cosechar.

 Y como bien dice la legislación: La ignorancia de la Ley no exime de su cumplimiento.
  Todo ello, suponiendo que pudo originarlo una cosechadora ya que está en proceso de investigación y ha podido generarse por otros motivos, claro. 
  
  Dicho esto, quiero expresar mi gran disgusto al conocer lo que estaba sucediendo, ya que, como muchos de vosotros sabéis, tengo especial predilección por los Montes Obarenes en general, pero sobre todo  por dos montañas  en particular ,que siempre han acaparado mi interés. Una es la que en Frías llaman La Dama/Venus/Pico Humión/ y la otra, emblemática para los burebanos, como es la imponente y majestuosa Mesa de Oña, que se ha vestido de luto, casi con toda seguridad, por la imprudencia del hombre.

 Luego no nos extrañemos que la tierra se revele de forma agresiva , y para muestra y coincidencia, la enorme tormenta de granizos con piedras del tamaño de  huevos de gallina que azotó  Bureba el martes. Una conjunción  explosiva de factores como la enorme energía calorífica  que ascendió y  se acumuló en capas medias por el voraz incendio y el choque con masas de aire muy húmedas también en capas medias  y encima con algo de aire frío en altura que atravesó la zona de Oeste a Este. Un cóctel explosivo  que dio como resultado la  formación de una extensa supercélula que cubrió toda la comarca ,acribillándola de granizos enormes.
Granizos caídos en Poza de la Sal, y "un huevo"

  Además quiero hacer mi pequeño homenaje  a esas personas que están arriesgando su vida en la extinción de incendios, y mi homenaje también a esta particular montaña en forma de mesa ,recordándola cómo era antes, y cómo la veremos a partir de ahora. Solo las generaciones futuras quizás tengan la ocasión y el privilegio de verla  en su máximo esplendor, pero mucho me temo que habrán de transcurrir muchos años.

  Solo me apetece deciros tres palabras: prudencia, prudencia y prudencia. Y no intentemos echar balones fuera culpando a la carencia de ganado,a mal desbrozamiento, o falta de limpieza en cortafuegos...al final es la negligencia humana quien enciende sin querer o "queriendo" la mecha en la mayoría de los incendios, ¿Qué legado vamos a dejar a nuestros sucesores? . Al paso que vamos: un desierto yermo de rastrojos resecados por el sol y sin una gota de lluvia en verano y fríos intensos en invierno, escasos de precipitaciones. ¿Es eso lo que queremos?. Venga!. 
  Así es que tened cuidado que estoy muy cabreado.
    Solo pretendo hacer reflexionar y concienciarnos de lo importante que son los árboles y a su vez lo frágil que resulta conservar las pocas zonas boscosas que tenemos.Al final es una cuestión de educación, prevención y sensibilidad, pero cuando suceden estas cosas porque no se toman las precauciones oportunas, todo se convierte en frustración. Las leyes y las normal hay que cumplirlas y cuando se infrinjan, que las sanciones se lleven a efecto. Igual es que soy un bicho raro o un iluso. Puede ser...  
  

ANTES:

La Mesa desde Terminón (Caderechas)

Desde cerca del pinar de Cornudilla

Desde Hermosilla de Bureba

Desde las cuevas de Las Narices (Hozabejas-Caderechas)
Desde Santa Ana (Oña). Al fondo la cara norte de "su Mesa".
Desde Oña

La Mesa de Oña (al fondo)  desde el nevero de Poza de la Sal

Al fondo a la derecha, La Mesa, desde la entrada de una cueva. A la izquierda el castillo de Poza de la Sal

DURANTE EL INCENDIO: 

Desde las ruinas de la ermita de San Blas, de Poza de la Sal. (Keteibadecir Marvin)

Imágenes del incendio en diversas fases (fotos cortesía de Oscar G.)

 

El riesgo que corren los medios aéreos es evidente.

El fuego invade la ladera de La Mesa de Oña

Vista del incendio desde un elicóptero
Los bomberos en tierra. Impresionante el rostro de preocupación de uno de ellos. 


Al pie del cañón jugándose el tipo. 

Refrescando el terreno desde el aire.

Impresionante. Parecía un volcán en erupción.

La temida noche se acercaba.

Retenes intentando controlar las llamas en la noche. 

Imágenes cortesía de Amalio Aliende. Desolación. 

Anochecer con calma tensa (se aprecian tres focos)

Incesante el trabajo de los medios aéreos en zonas difíciles.

Y EL DESOLADO DESPUÉS:

Llegó la desolación

El incendio parecía ya controlado. Los efectos del incendio se hacen evidentes.



VÍDEOFOTOS QUE PRETENDE SER UN  HOMENAJE.  EL ANTES, DURANTE Y EL DESPUÉS.