miércoles, 30 de diciembre de 2020

Viene un hombre que tiene "tantos ojos" como días del año . Tradición oral de Briviesca y La Bureba.


Existe un dicho en Briviesca y en la Bureba que producía mucha curiosidad, intriga y miedo a los niños. Se encuentra enmarcado probablemente en la conmemoración del solsticio de invierno y el renacimiento de la naturaleza y del sol en tránsito al nuevo año. El viejo año daba paso a uno nuevo. 

   La frasecita en cuestión, que se las traía, se decía el día anterior  a Nochevieja: Viene un hombre que tiene "tantos ojos" como días tiene el año. Y el día de Nochevieja  "tantas narices" como días tiene el año.  

   En Briviesca el espeluznante  personaje debería aparecer en la estación  de tren, ya que venía de muy lejos. En Pradoluengo se acercaba en autobús  para recibirlo en el pueblo...pero nunca llegaba. 
    En Belorado se suponía que aparecería saliendo de la penumbra del parque de la Florida. Al final y después de la expectación  que todos los niños ponían, lo cierto es que no aparecía ni el tato  y era como una liberación. El año y sus 365 "ojos" ya se habían  esfumado y por fin  estábamos inmersos en un recién  estrenado año nuevo, limpio y lleno de promesas de cambios para bien.
 
A este respecto, existen teorías que apuntan a que la tradición navideña del personaje del Carbonero u Olentzero pudiera  estar relacionada con costumbres locales similares en Álava, Navarra, la Rioja y en la comarca burgalesa de La Bureba el día anterior de Nochevieja. En Larráun denominan Olentzaro "al hombre de los 366 ojos".  

Nota. Obviamente la zona del antiguo partido judicial de Belorado queda incluida y entiendo su aparentemente ausencia en estas teorías, quizás por una falta de unidad o identidad comarcal. Judicialmente hoy pertenece a Briviesca. Las razones pueden estar también en  esa especie de subcomarcas que han surgido en esta zona que diferencian entre: Demanda-Alto Tirón  con capital en Pradoluengo y la de Oca-Tirón con capital en Belorado. Si a esta división que presumo poco oficial añadimos la moderna denominación  de Riojilla burgalesa, nos da un popurrí difícil de entender, ya que históricamente a este conjunto siempre se le ha conocido como comarca de Montes de Oca. 
  Otros lugares donde se recoje esta tradición  oral más al oeste de la Bureba son: Ubierna, Villadiego,...


 En relación a la figura del carbonero, según el filólogo y escritor zamorano D.  José Calle Vales, los carboneros del País Vasco y del norte de Castilla, vivían en las montañas y traían regalos a los niños en Navidad. El carbonero que raptó a Fernán González era, al parecer, un caballero. Sin duda estaba al tanto de las maquinaciones de los aragoneses y se llevó al niño a las montañas, donde lo crió,  no para ser un rústico, sino para ser conde. Bien sabía el incógnito caballero disfrazado que Fernán González debería escribir una de las páginas gloriosas de Castilla y así, no le enseñaba a cortar leña, sino a montar a caballo y a partir lanzas; lo adiestraba en el ejercicio de las armas y las justas, torneos y tablados.
----------------oOo--------------

Y de paso me gustaría reseñar y añadir una fiesta muy antigua, de muchísima tradición en Briviesca:
    EL DÍA DE LA O.  Se celebra el 18 de diciembre y marca el comienzo de las fiestas navideñas. 


Su origen está ligado a las antífonas de la "O", nombre dado a las siete antífonas que empiezan por la interjección latina O (¡Oh!), que se cantaban sucesivamente durante los siete días que precedían a la fiesta de la Natividad del Señor.

Aunque de carácter infantil, lo cierto es que se suman personas de todas las edades. Consiste en procesionar por las calles del pueblo llevando actualmente una vela encendida, en comitiva, aunque antiguamente se encendían teas de pino resinero y cualquier otra cosa que tuviéramos a mano que pudiera inflamarse, como trozos de neumáticos viejos de bicis (eran otros tiempos) mientras se coreaba la siguiente canción muy popular:


1ª Estrofa
La "O", La "O"
Bendita sea la madre que te
parió,
Que parió un niño de cera
Con las barbas de canela
Y los pies de requesón.
Kyrie Eleison, Kyrie Eleison

Estribillo
Tan tarantan María
Tan tarantan Mujer
Que el Niño tiene un diente
Que se lo vi yo ayer

2ª Estrofa
La "O", La "O"
Con una velilla se arramplan dos,
Y con dos, se arramplan cuatro,
Y con cuatro, se arramplan ocho,
Y con ocho, dieciseis.
Kyrie Eleison, Kyrie Eleison

Estribillo

3ª Estrofa
La "O", La "I"
En la calle Medina, se vende el
chacolí,
El niño tiene costumbre
De beberse media zumbre
Y por la tarde un requesón.
Kyrie Eleison, Kyrie Eleison

Estribillo

miércoles, 23 de diciembre de 2020

VALLES PASIEGOS DE BURGOS. Trueba y Lunada.

Los valles pasiegos burgaleses con su capital en Espinosa de los Monteros, al norte de la provincia de Burgos.

Las carreteras que se dirigen hacia el norte nos adentran en un agradable paisaje donde se intercalan bosques autóctonos, brezales, verdes pastos ganaderos y cumbres rocosas con las dispersas cabañas pasiegas que salpican este territorio. Tres espectaculares puertos de montaña como La Sía, Lunada y Estacas de Trueba salvan esta difícil orografía y comunican con la vecina provincia de Cantabria.

Las cabañas pasiegas
Están localizadas en la zona norte del municipio, en lo que se conoce como Las Machorras. Es una amplia zona de montaña y prados que sirven como explotación ganadera. Los pasiegos siguen practicando un sistema de trashumancia, así disponen de dos cabañas, una de invierno en el núcleo de población del municipio, y una de verano, conocida como la cabaña pasiega. Es una edificación única y aislada, construida en mampostería y tejado de gruesas lajas, tiene planta rectangular y dos pisos.


Las Machorras

Nuestra Señora de Las Nieves (Las Machorras)


Virgen de Las Nieves



RÍO TRUEBA

Estacas de Trueba


Cabaña pasiega

Cascada de Guarguero












LUNADA;








Castro Valnera


  Entrada relacionada de hace años:  VALLE DE LAS MACHORRAS HASTA EL PUERTO DE LUNADA.

jueves, 26 de noviembre de 2020

El precioso otoño en Vitoria-Gasteiz en la distancia.


El bicho nos ha vuelto a separar y el muro que suponen las Comunidades Autónomas no atiende a distancias pero produce paradojas absurdas. Que no pueda desplazarme a poco más de 40 Km de Briviesca hacia Euskadi (o viceversa) y sin embargo no tenga ningún  inconveniente en ir, por ejemplo a Ciudad Rodrigo que está  a casi 400 km. no deja de ser un absurdo. 

   Y luego encima tener que soportar a ciertos personajes que se creen estar por encima del bien y del mal, dando lecciones e intentando convencernos, de forma populista que no existen las fronteras, solo las físicas y las mentales...y todo a cuenta de un post de satisfacción y felicidad personal porque se habían abierto las "fronteras" provinciales por causa del virus en junio. Quiero suponer que no lo entendió y  se le fue la olla.  El post de marras fue éste donde se puede ver el hilo de conversación del señor Asensio y que muestro en el siguiente pantallazo. Mi santa paciencia tuvo un límite y mi cabrero no se hizo esperar. Como consecuencia, inmediatamente me bloqueó y lógicamente yo también a él por si acaso, ya que la acción es reversible en cualquier momento.
   Que un personaje se permita el lujo de dar lecciones de fronteras cuando resulta que es el menos indicado para ello, es como para mandarle a freír espárragos, lo más fino. 

   Es lo que tienen las redes sociales, que al final te delatan, como es el caso. Y para muestra un botón (pantallazo que te casca).



   Ojo con  los simples "me gusta" "me encanta" "me importa· y lo que se escribe en las redes sociales que luego te pueden retratar.

   Pero volvamos a lo que realmente importa y pasemos página. Ya que estamos confinados perimetralmente entre comunidades, al menos podemos compartir el otoño en forma de imágenes tan bonitas como las que Kepa B. Ruano  me envía de sus paseos por Vitoria-Gasteiz, a la espera de que pronto podamos disfrutarlo en compañía. 

Parque de San Juan de Arriaga (Vitoria-Gasteiz)







Zabalgana (Vitoria-Gasteiz).

















Armentia (Vitoria-Gasteiz)





HUMEDAL DE SALBURUA: