domingo, 23 de noviembre de 2014

Estelas romanas/indígenas en el Museo de Burgos-



Palacio de los Miranda

    Ya son unas cuantas veces que he hecho referencia a este interesantísimo  Museo de Burgos que todos deberían visitar y conocer,  y ésta será otra más.
   En esta ocasión he querido detenerme en el abundante registro de estelas que se encuentran expuestas, y que proceden de toda la provincia. La mayoría están datadas entre los siglos I al III d.C. encuadradas en la época romana. Sin embargo muchas de ellas delatan una fuerte influencia indígena. Me refiero a las formas discoidades de las cabeceras con geometrías típicamente celtas que nos hacen suponer que a pesar de la fuerte influencia romana, han sabido conservar esas formas discoidales radiales y perfectamente geométricas  que quisiera pensar  en una adoración al sol., poniendo en solfa a las divinidades típicamente romanas que brillan  por su ausencia-. Me parecen una bonita asimilación de culturas muy bien adaptadas e integradas. Supongo que este fenómeno no es exclusivo de las de Burgos, pero son las que conozco.
   Y si el contenido del museo tiene un valor incalculable, el continente es el fantástico palacio renacentista de la casa Miranda aunque debido a las ampliaciones del museo, absorve/rá otros aledaños de igual y mayor interés que merece/rá la pena visitarlos., con sus secciones correspondientes. El espacio expositivo no puede ser mejor.
 

Patio inferior de la casa de Miranda

Una selección de estelas al azar

Estela indígena de Clunioq: El jinete escudado sobre un "casi seguro" caballo losino, debido a la proporción jinete/caballe.

Ceo que son estelas de Lara de los Infantes.

Estela procedente de la localidad burebana de Santa María Ribarredonda
VÍDEO RECOPILATORIO DE ESTAS ESTELAS PROVINCIALES que se encuentran en el museo.

   Y como caso aparte y constatado, las famosas estelas oikomorfas "o en forma de casa" de la Bureba que son una rareza en cuanto que lo indígena perduró y se superpuso a las formas romanas de representación de sus dioses manes. Tanto el sol, como sobe todo la luna ("cuernos arriba"), y en menor medida las estrellas eran divinidades celtas (en este caso) autrigonas.
   En este museo podremos admirar una buena colección de estelas burebanas. que no tienen desperdicio.












































  Pero si aún os habéis quedado con ganas de ver muchas más estelas de este tipo, en el siguiente vídeo (recientemente actualizado al que posteé en su día) tendréis un buen inventario de las genuinas estelas iokomorfas que he ido recopilando:. (Se entiende que en imágenes,claro):

sábado, 15 de noviembre de 2014

Cueva eremítica de Pilas (Quecedo de Valdivielso)

    
A parte de las casas  y torres blasonadas de su casco antiguo, Quecedo es un importante punto de partida hacia tres espectaculares parajes que no deberíamos perdernos:

   a) Las misteriosas y  mal llamadas Cuevas de los Moros (como me permití calificarlas en su día).

   b) Los formidables y profundos cárcavos con sus grandes covachones laterales hasta llegar a la vía ferrata.

   c) Y ser uno de los inicios de ruta para subir hasta la Ermita de Pilas y/o las cumbres más altas de la Tesla. 

Ignorad la 1ª opción (Pilas)
   Para que no os suceda lo que a mí, me permito haceros una sugerencia en cuanto al cartel indicativo de la ruta a la ermita de Pilas.  Sencillamente, es mejor ignorarla por completo. En cierta ocasión la seguí, creo que al pie de la letra, pero la senda poco a poco desapareció y me perdí hasta alcanzar zonas escarpadas imposibles de acceder.

 Como no entiendo de GPS y demás historias y ante la decepción que me llevé en su día,  observé a través del Sigpac, que al poco de atravesar un paso canadiense y muy cerca de la entrada a los cárcavos,  veremos a a  nuestra izquierda el comienzo de un gran camino pedregoso y muy pendiente por donde suben tranquilamente las vacas. Este camino nos llevará sin ningún problema hasta la altiplanicie de la Ermita. 

   Pero mi meta oculta (je,je) no era la ermita de Pilas, sino el lugar donde se halla la antigua cueva eremítica que posiblemente fuera el origen de la que llaman de Nuestra Señora de Pilas. Así es que el día 7 de noviembre, confiado en las previsiones de sol que auguraban los del tiempo me decidí a cumplirla. Al comienzo el sol hizo su aparición y pasé calor. Poco a poco se fue oscureciendo y al llegar a la altiplanicie, el viento frío y la amenaza de lluvia me estuvieron incordiando, pero conseguí mi meta. Como efecto colateral, gesté un buen trancazo días después.
      


Inicio de la ruta sobrepasando el primer estrato-crestón.

Los espectaculares cárcavos

Accediendo a través de un camino en la parte izquierda y antes de la entrada a los cárcavos


Estrato rocoso vertical en forma de crestones donde se hallan  las Cuevas de los Moros, en la cara sur.

Seguro que es venenosa. 

Ermita de Ntra. Sra. de Pilas

Valle alto entre la altiplanicie de Pilas y las crestas más altas de Sierra la Tesla (Peña Corba...)

Descendiendo poco a poco por este valle tapizado de brezos, aulagas y arbustos

El Otoño se manifiesta

Resto de un pequeño paramento del antiguo camino que asciendía a la cueva eremítica

Por fín, la cueva eremítica de Pilas que se me hizo de rogar

La cueva está hecha sobre un estrato de arenisca muy erosionable

Se aprecian pequeñas hornacinas. Las cruces que deberían encontrarse en el suelo, no las vi, ya ocultas por arena o porque desaparecieron por la erosión.

Iglesia de Quecedo de Valdivielso (Vista desde la altiplanicie de Pilas y aplicando zoom)

Quecedo de Valdivielso

Ruinas del Castillo de Toba de Valdivielso, casi imperceptibles desde tanta distancia. Si queréis ver mi reconstrucción  digital clicad aquí

VIDEO RECOPILATORIO:

lunes, 10 de noviembre de 2014

Lo que la Sierra de Atapuerca esconde.


La sierra de Atapuerca no necesita presentación. 

En esta ocasión mi interés dejó al margen la famosa trinchera, ya que en su momento mostré lo que dio de sí una interesante visita guiada desde el centro de visitantes  ubicado en Ibeas de Juarros. 
Así es que me dispuse a conocer la sierra de una forma más general y pateándome la zona sin mayores pretensiones.
  

Cueva del Silo

Portalón de la cueva del Silo

A cierta distancia, la entrada a la trinchera que dejé al margen.

Portalón de Cueva Mayor

Cueva Mayor

En la meseta alta de la sierra me sorprendió este helipuerto.

Pero más sorprendido quedé al encontrarme incurso dentro de una extensa zona de monte , supongo que para maniobras militares. Tate.

Vídeo Recopilatorio:


domingo, 2 de noviembre de 2014

El Espléndido Otoño en Oña (Subida al Torrejón-El Mazo)

Seguimos  con los Obarenes "a cuestas" y aprovechando que estamos en pleno otoño, aunque no lo parezca,  aprovechamos para darnos una vuelta por un pequeño tramo de la ruta Raíces de Castilla  que sale de Oña. . Pero tendremos que despedirnos del buen tiempo. Esta madrugada en Briviesca se ha producido el punto de inflexión con la fuerte tormenta que ha descargado. Seguramente que pasaremos de un veroño a un otoinvierno en pocas horas. 
    Desde el lavadero comienza un camino que va bordeando la tapia monacal y enseguida los colores otoñales se hacen dueños del trayecto de una forma descarada. Proseguimos por esta senda , también denominada camino de la Gargantilla hasta acercarnos a la cuesta del Mazo por un estrecho tramo talado de encinillas  (en pendiente) para servicio de una torre de alta tensión que se divisa en lo alto.. La intención es alcanzar el cortado donde finaliza la meseta, justo encima de la carretera que de Oña  va hacia Penches.No es nada fácil teniendo en cuenta lo enmarañado y frondoso de la meseta. Aquí  nos encontraremos con un laberinto de sendas camufladas en forma de túneles que aparecen y desaparecen al poco rato, llegando a sentirnos taponados. Con este panorama lo único que nos queda es ir acompañados de mucha paciencia y cuidando de no rallarnos en el más estricto sentido de la palabra.  Siempre teniendo en cuenta la dirección norte. Al final nos toparemos con los precipicios que rodean el Torrejón.. 

 Como merecida recompensa nos esperan unas vistas espectaculares de Oña y de su vasto entorno. Una maravilla que puede hacernos olvidar que tendremos que regresar por nuestros pasos., cosa casi imposible. La aventura y la cordura nos hará regresar por donde hemos venido, teniendo como referencia siempre la torre de alta tensión. Si no fuera así, puede que el agobio nos agote obligándonos a la fuerza transitar o descender por zonas con pendientes muy pronunciadas y escarpadas, repletas de vegetación. y desniveles acusados de grandes estratos de roca, en ocasiones insalvables.. Cuidadín, porque eso mismo al final me pasó. Como recompensa pude admirar unos bosques de lo más coloristas que he visto nunca. Todo tiene su lado bueno y su lado malo. Pero ante todo debe primar la serenidad y la prudencia.
   Ah!. Un recuerdo para todos nuestros seres queridos que se fueron y nos dejaron "sentados al borde del camino y con los pies colgando". 













VIDEO RECOPILATORIO:

miércoles, 29 de octubre de 2014

Otoño en el hayal de Esperua (Obarenes)

Majada Esperua. 
Aunque el Otoño astronómico comenzó hace más de un mes, es precisamente a partir de ahora y hasta mediados de noviembre cuando está/estará en su cenit.  

 En esta ocasión y para admirar los colores que nos brinda la madre naturaleza, me he acercado hasta la Majada de Esperua (Obarenes) para disfrutar del trayecto que atraviesa el hayal que llaman del Cura (Ribacote) y alcanza el alto de Cabezas, situado a 1.153 msnm. Reconozco que me he adelantado un pelín y me he encontrado las hayas un poco verdes. Esto me pasa por impaciente y quizás por dejarme influir, como cuando el Corte Inglés publicita sus modas de temporada con una estación de adelanto.  

  Continúo: Desde este punto las panorámicas son excepcionales. Al Noroeste el macizo del Umión con su hayal. Al Norte, el monte Mancubo, Sierra Besantes...y las tierras de Santa Gadea y Miranda de Ebro; al Este, donde los Obarenes se prolongan hacia el oriente en los límites de la Rioja-Alava, y al Sur, con la Peña del Buey, El Verdina, El Aguila, Cantoña...que son las cumbres más altas de los Obarenes después del Umión.
    Y al dicho: ¿Hayas? donde las haya. Pues en las caras norte del cordal de Obarenes las podremos hallar. 


Un precioso ejemplar de haya

Trayecto de subida

Poco antes de alcanzar el alto Cabezas

Seguro que por lo menos es tóxica. Lleva anillo, jeje


AL fondo el macizo del Umión y en primer plano un bonito ejemplar de acebo repleto de frutos

Hayal en el circo del Umión

Cubilla de la Sierra

Cima del Alto Cabezas: Encinas, un haya entre peñas y un acebo muy prolífico


Esto me mosqueó bastante, pero supongo que es "natural". Al fondo: El Buey

El Buey,  El Aguila, el Verdina, Cantoña (al otro lado se encuentra Miraveche)

zona de Uloba

Hayal del Cura, y al fondo el Mancubo y el Flor.

VIDEO RECOPILATORIO: