domingo, 2 de noviembre de 2014

El Espléndido Otoño en Oña (Subida al Torrejón-El Mazo)


Seguimos  con los Obarenes "a cuestas" y aprovechando que estamos en pleno otoño, aunque no lo parezca,  aprovechamos para darnos una vuelta por un pequeño tramo de la ruta Raíces de Castilla  que sale de Oña. . Pero tendremos que despedirnos del buen tiempo. Esta madrugada en Briviesca se ha producido el punto de inflexión con la fuerte tormenta que ha descargado. Seguramente que pasaremos de un veroño a un otoinvierno en pocas horas.

 
 Desde el lavadero comienza un camino que va bordeando la tapia monacal y enseguida los colores otoñales se hacen dueños del trayecto de una forma descarada. Proseguimos por esta senda , también denominada camino de la Gargantilla hasta acercarnos a la cuesta del Mazo por un estrecho tramo talado de encinillas  (en pendiente) para servicio de una torre de alta tensión que se divisa en lo alto.. La intención es alcanzar el cortado donde finaliza la meseta, justo encima de la carretera que de Oña  va hacia Penches.No es nada fácil teniendo en cuenta lo enmarañado y frondoso de la meseta. Aquí  nos encontraremos con un laberinto de sendas camufladas en forma de túneles que aparecen y desaparecen al poco rato, llegando a sentirnos taponados. Con este panorama lo único que nos queda es ir acompañados de mucha paciencia y cuidando de no rallarnos en el más estricto sentido de la palabra.  Siempre teniendo en cuenta la dirección norte. Al final nos toparemos con los precipicios que rodean el Torrejón.. 

 Como merecida recompensa nos esperan unas vistas espectaculares de Oña y de su vasto entorno. Una maravilla que puede hacernos olvidar que tendremos que regresar por nuestros pasos., cosa casi imposible. La aventura y la cordura nos hará regresar por donde hemos venido, teniendo como referencia siempre la torre de alta tensión. Si no fuera así, puede que el agobio nos agote obligándonos a la fuerza transitar o descender por zonas con pendientes muy pronunciadas y escarpadas, repletas de vegetación. y desniveles acusados de grandes estratos de roca, en ocasiones insalvables.. Cuidadín, porque eso mismo al final me pasó. Como recompensa pude admirar unos bosques de lo más coloristas que he visto nunca. Todo tiene su lado bueno y su lado malo. Pero ante todo debe primar la serenidad y la prudencia.
   Ah!. Un recuerdo para todos nuestros seres queridos que se fueron y nos dejaron "sentados al borde del camino y con los pies colgando". 













VIDEO RECOPILATORIO:

9 comentarios:

El tejón dijo...

Que pasad de fotos, por aquí todavía le faltan unos días para coger esos tonos.
Saludos.

mejora dijo...

Hola Zález : muy bonitas fotos del bosque en otoño,.
Lo que dices tú de ir campo a través , yo hace tiempo que lo abandoné por la penosidad del avance , pues están los montes impracticables, hay veces que es inevitable el hacerlo , pero es desagradable . Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Tejón:
Me llevé un poco de disgusto porque las imágenes son fotogramas de una pequeña videocámara que "me he regalado hace poco", ya que al ir a sacar la primera foto con la cámara de fotos propiamente dicha, me dí cuenta que no metí la batería. Y menos mal...Cosas que pasan.
Pero me siento satisfecho porque este lugar lo conozco de hace muchos años y sabía lo que me iba a encontrar.
Saudos

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:
Este problema se arrastra desde hace años. Fuera de las sendas y rutas marcadas es muy dificultoso adentrarse en el monte, que está muy cerrado. En la mayoría de las veces te confías en las sendas que dejan los corzos o los jabalíes, y al poco desaparecen y te sientes como en un embudo. Pero lo peor de todo, a parte de los arañazos y demás, son la gran cantidad de garrapatas que te puedes agarrar cuando, como en este otoño tan cálido, se mantienen vivas en las ramas y el suelo.
Tanto en este caso, como en el de Esperua, (qué raro), no he cogido ninguna, jeje.
Esto antiguamente no pasaba. Menos mal que por fín el otoño ha venido con fuerza y con temperaturas nocturnas inferiores a 7 grados, las bichas estas dejan de estar activas o se mueren.
Un abrazo,

Fernando dijo...

Pues si actualmente el veroño se acabo a ver si con las lluvias llegan los hongos y setas en plenitud.

Me uno a el recuerdo ese tuyo del final ZaLeZ y al de mejora

Saludos

El Deme dijo...

Visité Oña con motivo de la edición de las Edades del Hombre y asistí a la representación de su Cronicón, me quedé entusiasmado del lugar y de los paisajes de alrededor, que con estos colores otoñales que muestras tan cerca, adquieren la categoría de paraíso.

ZáLeZ dijo...

Hola Fernando:
Definitivamente se fue el veroño. En cuanto a setas, incluso cuando hizo calor, vi bastantes por el monte, pero como no entiendo, me limité a sacarlas alguna foto. El problema es que con la cantidad de lluvia que está cayendo y el frío que trae, tampoco es bueno para las setas si hiela.
Saludos,

ZáLeZ dijo...

Hola "Deme":
No en vano Oña fue elegida por reyes y condes para descansar. Por algo sería.

Manueko dijo...

Hola Zalez,
un interesante artículo sin duda. La primera y la tercera imagen del artículo me parecen impresionantes con las bonitas tonalidades que tiene la vegetación por estás épocas. Felicidades por el artículo y sobre todo por las fantásticas imágenes.
Un saludo!