lunes, 30 de abril de 2012

Informe del Museo de Burgos:" Cueva Sepulcral en El Rebollar-Frías".Y además:¿El poblado de HIRIA?.

Cueva en Frías excavada por el Museo:
Tras lo trámites y permisos para conseguir del Museo de Burgos, tanto información gráfica como documental, y en vista de lo complicado en recomponer los esqueletos aparecidos en la Cueva Sepulcral que obran en el Museo de Burgos y su "poco interés visual", solo dispongo de la información:

"En el Museo de Burgos se encuentran los restos humanos los cuales fueron excavados por Geoffrey A. Clarck en una CUEVA SEPULCRAL de Frías, hacia 1972, a la que no da nombre (anteriormente en prospecciones de 1962 y 1968 se le denomina Cueva de las Calaveras). Los restos humanos no se exponen en las salas de exposición permanente,puesto que se encuentran en los almacenes a disposición de investigadores, no apareciendo ningún resto de industria lítica o cerámica y están datados en la Edad del Bronce-Hierro."


Si bien es cierto que en estas excavaciones no aparecieron restos de industria lítica, es de dominio público y se tiene conocimiento que, aunque escasa, sí apareció industria lítica en su cercano entorno, antes de dichas prospecciones.

Así pues, como la Mesa del Rebollar creo que aún tiene mucho que decir y para que esta entrada no esté desnuda de imágenes, pues va en contra del sentido gráfico de este blog, no hace mucho tiempo me dispuse a visitar la parte opuesta de dicha Mesa (occidental). Para ello accedí desde Quintanaseca. Lo que en un principio supuse un simple paseo, se convirtió en algo menos anodino de lo esperado.
Casi en el comienzo de la ladera son visibles numerosos muros de contención entre encinas carrascas, enebros, sabinas y bujarros. Podría pensarse que se trataría de taludes para cultivo de viñas en la antigüedad pero el suelo es mayoritariamente rocoso e inclinado por lo que queda excluida esa posibilidad. Seguí ascendiendo en dirección a la mesa que desde este sitio se muestra en su vértice como una vertical y enorme peña con abrigos en su base, muy espectacular y llamativa. Existe un sendero rocoso, a veces "demasiado perfilado , fabricado y agreste" como para ir a ninguna parte. Después de visitar los abrigos, proseguí para no perder altura a través de una cresta rocosa que lleva a su vez a otra submeseta y fue allí donde me quedé observando durante un tiempo mientras descansaba.

La visión desde esta pequeña mesa, pero rodeada de precipicios por todos sus aires menos por la cresta (pasarela) que accede a ella, es fantástica. De frente la enorme peña vertical y a la espalda todo el valle donde se ubica Quintanaseca y al fondo peña Cucharera y detrás la peña troglodita de La Isa (Cillaperlata). Pensé que sería un bonito lugar, con vistas, para construirse una casa, jeje, pero luego me di cuenta que alguien se adelantó siglos atrás pues merodeando entre los pasillos que las encinas y enebros, a duras penas, dejaban caminar, observé una especie de semicubo macizo hecho de piedras, casi oculto por las sabinas, y a pocos metros pequeñas cuevas y diversos muretes. Me situé encima del semicubo pedregoso y di rienda suelta a mi imaginación y a mis hipótesis.

Lo absurdo , aislado e inhóspito de dicha construcción en un lugar como éste. La visión tan idónea como para "contemplar y admirar" a esa flamante y vertical peña. La colocación en diagonal de algunas piedras del semicubo, que me hacen pensar (como resulta lógico) en restos coetáneos a la cercana pero opuesta Cueva Sepulcral con respecto a la Mesa del Rebollar. Entonces recordé lo que un día me dijo mi tocayo que estuvo en Turismo, cuando sobrevolamos en globo Frías, que el antiguo barrio de Quintanaseca estuvo en otro lugar diferente a su actual emplazamiento y metido entre los vallejos que la lindan por el Sur, cerca de la Mesa del Rebollar. El nombre antiguo me sorprendió : HIRIA por su semántica aparentemente celtibérica o vasca. Significaría algo así como la ciudad, el poblado...de momento ahí queda, por ver si alguien de Quintanaseca, que me consta hay alguno por aquí, puede dar más luz al tema.
   Por de  pronto en esta mesa subsidiaria a la del Rebollar, que mira a Quintanaseca, es donde perduró la  ermita de San Cristóbal, a modo de reducto, en sus últimos tiempos .

Pero en vez de tanta chapa, aquí van las imágenes y el vídeo. A especular tocan.

Ruinas:


Peña Cucharera y la Troglodita de la Isa (Cillaperlata):

Vídeo recopilatorio:


4 comentarios:

Abilio dijo...

Hola Zález, que raro esa senda tallada a ninguna parte, ¿para que se van a llevar tanto trabajo para nada?
Mira que si has descubierto la existencia de un antiguo poblamiento.
Da gusto ver tus vídeos y leer tus reportajes, siempre se aprende algo nuevo.

Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Abi:
La senda, tiene pequeños tramos tallados de forma burda pero delatan un acceso y supongo que es para servicio de donde indico las ruinas, y más raro aún es el semicubo.
La mesa del Rebollar que pareciera la han dado un hachazo en su parte norte y que tanto menciono, me tiene muy mosqueado pero desde hace mucho tiempo. Es un lugar intrincado e intrigante a más no poder. Ahí hay algo...
Un abrazo,

Miguel Ángel Antolín Lería dijo...

Hay una cosa que está clara. El ser humano habitualmente no ha trabajado para nada (y digo habitualmente porque existen excepciones muy actuales) y se ha movido con bastante sentido común en sus construcciones y asentamientos.

La edad de bronce es una época bastante movida y con numerosos movimientos migratorios y luchas tribales de ahí que no sea nada raro que en ese momento, la población, que quizá en otra época ocupara, u ocuparía posteriormente, zonas más bajas, subiera al Rebollar a protegerse, no creéis?

ZáLeZ dijo...

Estoy de Acuerdo tocayo, era vital en la antigüedad disponer de una visión estratégica para defenderse. Mira los castros celtas, siempre en lugares muy dominantes, y eso que aquella época fue posterior. Pero en la repoblación sucedió lo mismo, los castillo bien altos por si acaso...
Saludos,