viernes, 6 de mayo de 2011

Puente fortificado medieval de Frías

Tal vez el monumento más emblemático de Frías (su propio escudo lo incluye) y que aglutina, de una tacada, toda su dilatada historia. Unas veces denominado romano (no tan erróneamente como se piensa) y otras medieval, aunque opino que ambas acertadas porque todo él es un compendio de épocas, lo que le hace más rico aun. Tiene 149 metros de longitud y nueve arcos, los dos centrales apuntados y el resto de medio punto .


Romano,: La calzada romana que partía desde Briviesca y atravesaba Frías por el Crucero, para luego descender hasta el puente, continuando por Herrán hasta el Cantábrico. Las huellas romanas en este puente las podemos encontrar en algunas bases de los enormes pilastrones con contrafuertes (sólidamente asentados en el cauce del río sobre plataforma rocosa) que contienen los tajamares con grandes sillares en cuña, ensamblados con remaches de hierro o plomo. (Ver vídeo Técnicas ancestrales de cantería, en Montejo de San Miguel). Estos tajamares están orientados, como es lógico, cara aguas arriba y evitaban y evitan el rozamiento y fricción con las fuertes corrientes producidas por grandes avenidas del Ebro.


Gótico: Los dos grandes arcos apuntados que centran y asientan la torre fortificada con saeteras, almenas y matacanes. Esta torre servía de control y "peaje" para el cobro de los derechos de pontazgo, (puesto que era el único puente sobre el Ebro, en muchos kilómetros de ribera) y paso obligado. Los derechos de pontazgo se aplicaban a todas las caravanas, mercaderías y viajeros que no tenían más remedio que atravesar a la otra orilla, y fue una fuente de ingresos muy importante para las arcas fredenses, pero también dicha torre tenía carácter defensivo. Tanto los dos arcos centrales como la torre datan del siglo XIV.


Debajo de sus arcos se pueden apreciar las marcas de cantero. (Firma de los constructores).

ROMÁNICO: Todos los demás arcos laterales (siete) son de medio punto y por lo tanto anteriores a los dos centrales apuntados y a la torre medieval (s. XII-XIII).



Todo ello queda reflejado en el vídeo, que como tengo costumbre, es un compendio de imágenes de distintas épocas del año e intentando no olvidarme del más mínimo detalle


Lógicamente esta misma entrada está posteada también en el blog del Románico de la Bureba.




VIDEO RECOPILATORIO:

6 comentarios:

El Mansolea dijo...

Que bonito, que bonito, este verano me paso por Frías, que recuerdos tengo del lugar...

Saludos

ZáLeZ dijo...

Hola Mansolea:
Quien va una vez repite. Quien va muchas....se queda, jeje, hablo por mí.
Saludos,

Chema dijo...

Siempre que paso por Frias tengo que hacer dos cosas: tomar una cerveza en la Roca y bajar a ver el puente.
Me gusta mucho la foto con nieve.

mejora dijo...

Hola Zalez : que vamos a decir del puente de Frías, si al fin y al cabo esto es lo nuestro y uno siempre cree que lo suyo es lo mejor, pero yo creo que ahora estamos en lo cierto, pues monumentalmente , pocas cosas habrá mejores que en las raíces de Castilla. Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Chema:
El Bar la roca está muy bien porque con la zona soportalada que tiene, se puede disfrutar de una cerveza fresquita incluso en invierno, por eso de la prohibición de fumar...jeje.

Y del puente...Ay el puente que a pesar de que lo tengo tan visto, no me canso de pasear y atravesar la puerta fortificada "sin pagar derechos de pontazgo", qué bien

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:
En cuestiones fredenses creo que estamos iguales, por la parte que te toca, que es mucha.
El puente es una de los monumentos/construcción civil de grandísimo interés. Frías no sería igual sin éste emblemático puente romano, románico, medieval, como queramos decir.
Un abrazo,