miércoles, 31 de marzo de 2010

El paso de la Herradura (Molina del Portillo)


En realidad solo me interesaba ver el espectacular desfiladero, para lo cual tomé un camino desde el mismo pueblo de La Molina, que va casi recto hasta la base de la Herradura. En su comienzo observé unas ruinas, casi ocultas, posiblemente de un antiguo molino. Al ascender por la cara norte y estar tan umbrío, había mucha humedad y el terreno estaba muy resbaladizo. (Como diría Mota: "Bijaim de musgo"). Un pequeño torrente se despeñaba en pequeñas cascadas. Por fortuna en los puntos más pendientes de la ruta, existen instaladas unas sogas de nudos y una pequeña escala. A un lado y a otro los impresionantes torreones pétreos. Todo un espectáculo.


Una vez superada la Herradura y justo en la embocadura solana "intenté pensar como lo haría alguien que quisiera construir un Punto de Vigía en épocas de invasiones" Ja, ja, ja.. (algunos ya sabéis por dónde van los tiros) y justo entonces observé, a la derecha y en forma discreta pero prominente una hilera rocosa (en forma de muro "natural") donde nacen unas bonitas encinas.

Encima de la hilera, existe una gran losa de piedra (colocada en horizontal a modo de plataforma) y extrañamente anclada con piedras, de manera "sospechosamente artificial". En vista que la ladera tiene el terreno muy asentado con una espesa cubierta vegetal (sin disgregados superficiales), me dirigí hasta unos 20 metros más abajo, donde se encuentra el lecho del pequeño arroyo que se precipita posteriormente por el desfiladero.

La curiosidad me obligó a mirar directamente en el arroyo para ver si veía "algo" y en cinco minutos... "bingo": Una trozo de adoquín macizo de color rojo muy grueso de barro cocido asomaba bajo el agua. Una de las caras, lisa, tenía la superficie ligeramente "arqueada", como si hubiese formado parte de un arco o algo parecido. Desde luego difícilmente podía provenir de una construcción cercana porque el lugar está aislado. Igualmente, algunos trozos de tejas muy antiguas que seguramente fueron arrastrados por el arroyo, y que justo unos cuantos metros más abajo aparecieron. ( Todo ello os lo muestro en el videofotos).

¿A donde quiero llegar?. Mi opinión: La Herradura es uno de los pocos pasos naturales (junto con el collado de las Cabras -"Custodio"- y el Portillo de Busto, en Obarenes) que goza a ser firme candidato de la posible existencia en dicho lugar de un "punto-vigía" para el antiguo Alfoz de PETRALATA, aunque no propiamente castillo pero sí alguna especie de construcción subsidiaria, de menor cuantía de tipo defensivo o simple vigilancia.
De regreso a La Molina una interesante serpiente tomando el sol posó para mí sin inmutarse. Percibió que no era su rival. Acertó.
ENTRADAS RELACIONADAS:





6 comentarios:

mejora dijo...

Hola Zalez: en cuanto pueda iré a ver la piedra .En cuanto a lo que dices de unas ruinas de un posible molino, es un molino , pues si te fijaste bien tiene el cauce molinar y la salida del agua . Un poquito más arriba hay un fuerte nacedero ( fuente de la Aceña), es un buen lugar para almorzar y meter en el nacedero la botella de vino y de paso se pueden cortar un par de varas de avellano,ya que hay alli unas varas muy derechas. El agua de este nacedero es lo que movía el molino. Ya que el arroyo que tu viste en la encañada casi siempre está seco. Ten cuidado con las culebras, esa que viste estaría medio alertagada , pues es pronto todavia para que estén muy activas. Un abrazo.

Esperanza dijo...

Pues menos mal que una de mis compañeras de viaje no vió culebras; lo que le había faltado para acabar el "terrible" día (para ella)

Temujin dijo...

Parece que compartimos gustos...

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:
Supuse que era un molino, y si nó el nombre de Molina de Portillo lo dice todo.
La losa la puedes ver, el adoquín lo medioescondí por si acaso, y ya te diré si algún día pasas por allí dónde,para que lo veas.
A las culebras las tengo respeto, pero no pánico. La pobre estaría calentándose porque esa zona es tan sombría... La saqué con zoom , claro. Aunque aparentemente no era venenosa.

Un abrazo,

ZáLeZ dijo...

Hola Esperanza
Ya leí lo que os pasó a los que hicistéis la ruta... Yo tan solo me limité a subir a la Herradura,que era lo que me interesaba.
La culebras , como cualquier animal de la zona, viven allí. Nosotros invadimos su territorio. Solamente hay que tener un poquito de cuidado pero a los que nos gusta el campo debemos asumirlo con "naturalidad".
Un abrazo,

ZáLeZ dijo...

Hola Temu:
Sospecho que sí.
Y de nuevo suerte en tus proyectos.