domingo, 24 de abril de 2011

Semana Santa a lo fredense.

Al final no ha hecho tan malo y aunque hemos tenido un par de días que afortunadamente ha llovido por las noches y el sábado, unos buenos chaparrones tormentosos, he conseguido aprovechar el tiempo y no ha impedido hacer lo que tenía previsto en estos días.
La Semana Santa en Frías, como en muchos lugares de nuestra geografía, se celebra, pero con unas características curiosas, al menos para mí.
En el Altar de la Iglesia de San Vicente se expone un Cristo "articulado", que es el mismo que luego se le repliegan los brazos para introducirlo en la urna acristalada que posteriormente se muestra en procesión.
Otra curiosa costumbre es que los típicos nazarenos no van cubiertos con capirotes, sino que utilizan la típica capa española.




VÍDEO RECOPILATORIO:

6 comentarios:

El Mansolea dijo...

Lo que daría por estar en Frías, que buenos recuerdos y que tierra tan hermosa.
Salud

Abi E. dijo...

Hola Zález, ayer domingo estuve tomando el vermout con la familia en Frías.
Con la humedad del ambiente tenia un color que daba gusto verla.
Curiosa forma de procesión con las capas castellanas y el Cristo articulado.
Yo estoy preparando un foto montaje sobre la del viernes santo de Briviesca, a ver si lo puedo terminar y subir hoy.

Un abrazo

mejora dijo...

Hola Zalez : emotivo video el de las procesiones de Frías , donde se ve la raelidad de las pequeñas poblaciones de Castilla y su religiosidad. Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Mansolea:
Quien conoce Frías una vez, regresa tarde o temprano.
Saludos,

ZáLeZ dijo...

Hola Abi:
Ya he visto que has tenido ocasión de ver la Iglesia de San Vicente por dentro, porque si que es cierto: no es fácil verla abierta a no ser en horas de oficios religiosos.
Ya he visto que has puesto una entrada de Briviesca. Ahora me paso a verlo
Un abrazo,

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:
Me insistió tanto Fernando en ver el descenso del Cristo articulado, que no he podido perdérmelo.
Otro detalle que me llamó la atención (no soy de procesiones la verdad), fue la campana que portaba un paisano al ritmo de la caja.
Todo es un reflejo de cómo se vive la religiosidad de forma distinta en cada población pero con un mismo fin.

Un abrazo,