martes, 28 de mayo de 2019

EL ANIVERSARIO DEL PEOR DÍA DE MI VIDA. Las heridas de la derrota. La despedida frustrada. El dolor de la ausencia.



Hoy se cumple un año del peor día de mi vida cuando el cielo se oscureció de repente y se convirtió en una enorme losa que me aplastó.  Aquel fatídico día perdí lo que más quería en esta cabrona vida y mi corazón estalló en mil pedazos. Desde entonces he intentado recomponerlo pero la mitad de las piezas se han perdido.

He buscado ingenuamente "señales" perdiéndome en los bosques, subiendo por  tortuosos canchales, contemplando cascadas ruidosas, entre la gente "a su bola", en la monotonía cotidiana... He intentado contactarle, como si de un ritual se tratase, a través de los árboles más grandes, longevos y hermosos, abrazando y escuchando sus latidos y convirtiéndolos en antenas receptoras, engañandome a mi mismo; pero todo ha sido en vano. Solo he captado dolorosos flashbacks que asaltan mi mente haciéndome  retroceder al pasado una y otra vez en un bucle caótico.

Iñaki abrazando un roble en Robredo de las Pueblas. En la actualidad tanto Iñaki como el roble dejaron de latir.


   Quizás al final del camino, en el más allá (si es que hay algo), le llegue a encontrar o tal vez nunca suceda ese milagro y resultemos ser unos desconocidos vagando en el universo en forma de  energía cósmica o polvo de estrellas de la cual estamos hechos, a la espera de un nuevo destino.

   Puede que sean todo paranoias existenciales mías que luchan por entender su ausencia. Soy consciente que resulto patético al utilizar mi blog para desahogarme pero es lo que hay. Mucha gente no lo comprenderá.

   Como diría Rosana en su canción..Si tú no estás aquí, no sé qué diablos hago amándote.

  !Joderrr, cuánto  le echo de menos!.

  Disculpad por las palabrotas.  Me ha cambiado mucho el carácter. Soy insoportable hasta conmigo mismo. Me gustaría odiar al mundo o que el mundo me odiara a mi, pero ni siquiera encuentro motivos.


  Por desgracia se me fue en silencio sin poderme despedir y eso me supuso un estado de impotencia añadida, en el más extenso sentido de la palabra, y un bloqueo  anímico aún no superados, así que me he propuesto hacer mío un maravilloso poema, de José Ángel Buesa: La despedida,  que he recopilado en el  primer vídeo.

A todos nos tocará más tarde o temprano enfrentarnos a la pérdida de un ser querido o amado, aunque por mucho que asumamos que es ley de "vida", personalmente  de poco consuelo me ha servido. Este vídeo se lo dedico a tod@s l@s que han pasado por estas situaciones y han tenido o no, la suerte de superarlo o al menos mitigarlo.

Ídolo "Mikeldi", Museo Arq. Bilbao."No me he confundido de foto"..

  VÍDEO-CASCADAS-ÁRBOLES.   En el siguiente video he recopilado secuencias pasadas de las cascadas de Guarguero, del Nervión y de Tobera, con abrazos "fundidos",  añadiendo el poema antes mencionado, con mi propia voz. Y aunque dicen que las palabras se las lleva el viento, eso es lo que precisamente quiero, que las transporte el viento y le lleguen. Soy una contradicción, lo asumo.
  Recuerdo que al principio de conocernos, cuando hablaba por teléfono, mi voz le producía cosquillas, pero la verdad es que fue mutuo.  Yo era para él como su "Mikeldi" y él para mí lo era todo y de repente el vacío más infame que afortunadamente poco a poco voy llenando con esas pequeñas  cosas  positivas que da la vida. Y siempre con la esperanza de que las cosas negativas o la espada de Damocles de las malditas revisiones sea compasiva. Pero eso es otro "poema".

  Un abrazo a tod@s y de nuevo, disculpad la chapa. 




AQUELLOS NOSTÁLGICOS Y MARAVILLOSOS AÑOS:
 URKIOLA 1998. Canción: Juego de lágrimas, de Boy George.

1 comentario:

Gemma dijo...

No hay nada que pueda decirte, excepto que tu desahogo es bien recibido. Hoy he puesto una entrada en la que te sentirás identificado, no estás obligado a comentar pero te invito a que la leas.

Un abrazo