jueves, 30 de junio de 2022

Pasando la mañana en Oña y su entorno. Reivindicando la figura del DISTRITO de Briviesca.


 Aunque Oña y los parajes que la rodean han sido motivos recurrentes en este blog, me apetecía volver a visitarlos para enseñárselos a Pedro, pero en plan turístico y sin mayores pretensiones que pasar una mañana agradable. Siempre apetece, con estos calores adelantados, más propios del verano que de la primavera, tomar el fresco bajo cubierta y aprovechar una ruta circular que rodea la gran huerta del Monasterio de San Salvador, a la sombra de su espeso bosque. 

   El amanecer en Briviesca nos sorprendió con una tormenta muy aparatosa, pero luego mejoró y salimos para Oña. 

  El plan previsto pudimos cumplirlo a rajatabla. 

Primero, visita a la iglesia del Monasterio de San Salvador, el panteón real, sacristía, la sala capitular y el claustro gótico florido. En cuanto al tema de sacar fotos, como ya sospechaba, estaba prohibido, salvo en el claustro. En general, el sistema de información con guías de audio y códigos QR nos ayudarán a conocer la historia de cada dependencia visitada. Menos mal que no existen efectos retroactivos en cuanto a las fotos, que años ha, pude sacar sin tantas pijotadas en este monasterio.

 A continuación nos acercamos a la oficina de Turismo de Oña para sacar los pases para visitar el museo de la Resina y acceder a lo alto de la torre de San Juan y contemplar las preciosas vistas que desde allí se contemplan. Según me dijo Janfri (Bar  Janfri), esta torre, en sus tiempos,  fue cárcel y se produjo una famosa fuga de un recluso a través de los tejados de la villa.

Y por último nos hicimos la senda circular de la Huerta de San Salvador aunque daba un poco pereza por el calor que hacía. Al menos la senda discurre entre árboles y eso se agradece. Merece la pena.


   Entradas relacionadas:

  a) Para no perdérselo: La representación teatral del Cronicón de Oña

  b) Recreación digital de la iglesia románica del Monasterio.

  c)  Recreación de la fortaleza monacal de Oña (S. XIV).

  d)  El enigmático paradero del retablo desaparecido del Monasterio de S. Salvador

  e) Románico en el Monasterio de San Salvador de Oña. 


   Nota. Me gustaría que llegaseis hasta el final de esta entrada donde me apetece hacer unas aclaraciones respecto a las dudas de pertenencia o no a una comarca llamada La Bureba o Partido de Briviesca, no solo de Oña sino de Frías, e incluso de Trespaderne y el valor de la figura de DISTRITO.

Clic

Comencemos por el Monasterio.



Ventana románica.

En el claustro se localizan los sepulcros
de los Condes de La Bureba.


El claustro de estilo gótico florido
es una maravilla.














Restos románicos.

Iglesia y torre de San Juan Bautista.

Portada gótica de la iglesia de S. Juan Bautista.


En la torre se expone el museo de la Resina. 








¡Cuantos cuchillos se habrán afilado en estos muros.!

Parte alta de la torre.

Las vistas desde la torre son espectaculares.


Arco de La Estrella.

Traseras de la iglesia parroquial.

Al lado de la muralla se localizan algunas
bodegas excavadas que están  cerradas.

La senda circular dentro de los dominios
de los terrenos del Monasterio la iniciamos desde la
casa  del Parque Montes Obarenes-San Zadornil.

Exposiciones permanentes del Jardín Secreto.

Estanques.

El famoso Fauno sale a nuestro encuentro.


Algún que otro tejo.

Gruta de San José.

Interior.

En la parte alta de la senda, a medio camino.



Vistas en el tramo cercano al Mirador de
 Vista Alegre.



Los cerezos están a punto.

Membrillero.

Y de regreso, al mismo punto de partida: Casa del Parque.


Vistas desde la casa del Parque al desfiladero del Oca.

  VÍDEO ELABORADO POR KEPA B. RUANO:


  REIVINDICANDO LA FIGURA DEL DISTRITO.

  Desde que Oña (también añado a Frías), se incluyeran en el "recién creado" Centro de Desarrollo Rural de las Merindades, comúnmente llamado CEDER MERINDADES (cosa que me parece fenomenal), se han generado muchas dudas y confusión en las redes sociales, referidas a que si Oña es de las Merindades, que si es de la Bureba o lo que es lo mismo, del partido de Briviesca.

  Para aclararlo, me gustaría revindicar la figura del Distrito de Briviesca, que ha tenido muchísima importancia desde hace centurias y hay quien pretende ofuscarlo e ignorarlo. Oña y todas sus pedanías no pertenecen a las Merindades sino a la Comarca de La Bureba, Distrito o Partido de Briviesca, como más  guste. Todos los mapas y paneles informativos que se exhiben en ciertos lugares inducen a un claro error de demarcación.  

  Hace muchos años tuve el privilegio de ser el encargado del olvidado archivo "histórico" o de protocolos de escribanos que se encontraba en la planta alta del Ayuntamiento de Briviesca. Un lugar oscuro, lleno de goteras y en un estado muy lamentable. Razón por la cual, en su día, todo el enorme archivo de escribanías, con cientos de tomos, se trasladaron al Archivo Histórico de Burgos. Allí se pueden consultar.

Diversas muestras de encabezados de papel timbrado
 oficial que utilizaban los escribanos.


   Su traslado fue una locura. Algunos tomos se encontraban en estado muy lamentable, sobre todo en sus lomos y tapas exteriores por causa de la humedad y los hongos. Afortunadamente, el interior presentaba un estado mucho mejor, al tratarse de pergaminos que han superado el tiempo. Los del Archivo Histórico de Burgos recuerdo que se quedaron asombrados del importantísimo contenido que guardaban esos tochos en Briviesca al percatarse de la importancia histórica del cargamento. Se fueron como si hubiesen encontrado un tesoro. Y lo era, ya lo creo que lo era pues, por mi trabajo, había consultado muchas veces esos viejos tomos intentando localizar los documentos concretos que la gente solicitaba (acreditando siempre su interés) con el fin de expedirles una copia autorizada. Una vez cargados al hombro y llevados a la oficina, con lo pesados que eran, llegaba el momento de la transcripción. El trabajo era muy laborioso al ser manuscritos. A continuación había que mecanografiar en papel timbrado oficial y descifrar el lenguaje arcaico donde se describían nombres de ajuares ya desconocidos y modismos lingüísticos  que habría que adivinar.

   Y dicho esto, para acreditar lo que expongo y aclarar dudas, a continuación os muestro algunas páginas del registro del archivo de marras. Hablan por sí mismas. Luego que cada cual lo interprete como considere. Las pruebas están aquí y son muy claras. Perdonad la paciencia en el rollo que os he metido. 

Los subrayados en rojo son para no perdernos
entre tantos datos.