jueves, 26 de noviembre de 2020

El precioso otoño en Vitoria-Gasteiz en la distancia.


El bicho nos ha vuelto a separar y el muro que suponen las Comunidades Autónomas no atiende a distancias pero produce paradojas absurdas. Que no pueda desplazarme a poco más de 40 Km de Briviesca hacia Euskadi (o viceversa) y sin embargo no tenga ningún  inconveniente en ir, por ejemplo a Ciudad Rodrigo que está  a casi 400 km. no deja de ser un absurdo. 

   Y luego encima tener que soportar a ciertos personajes que se creen estar por encima del bien y del mal, dando lecciones e intentando convencernos, de forma populista que no existen las fronteras, solo las físicas y las mentales...y todo a cuenta de un post de satisfacción y felicidad personal porque se habían abierto las "fronteras" provinciales por causa del virus en junio. Quiero suponer que no lo entendió y  se le fue la olla.  El post de marras fue éste donde se puede ver el hilo de conversación del señor Asensio y que muestro en el siguiente pantallazo. Mi santa paciencia tuvo un límite y mi cabrero no se hizo esperar. Como consecuencia, inmediatamente me bloqueó y lógicamente yo también a él por si acaso, ya que la acción es reversible en cualquier momento.
   Que un personaje se permita el lujo de dar lecciones de fronteras cuando resulta que es el menos indicado para ello, es como para mandarle a freír espárragos, lo más fino. 

   Es lo que tienen las redes sociales, que al final te delatan, como es el caso. Y para muestra un botón (pantallazo que te casca).



   Ojo con  los simples "me gusta" "me encanta" "me importa· y lo que se escribe en las redes sociales que luego te pueden retratar.

   Pero volvamos a lo que realmente importa y pasemos página. Ya que estamos confinados perimetralmente entre comunidades, al menos podemos compartir el otoño en forma de imágenes tan bonitas como las que Kepa B. Ruano  me envía de sus paseos por Vitoria-Gasteiz, a la espera de que pronto podamos disfrutarlo en compañía. 

Parque de San Juan de Arriaga (Vitoria-Gasteiz)







Zabalgana (Vitoria-Gasteiz).

















Armentia (Vitoria-Gasteiz)





HUMEDAL DE SALBURUA:












4 comentarios:

Pedro Luis Benito dijo...

Seguimos esperando a que la paradoja de la distancia que nos separa se resuelva, pero creo que el arcoiris está ya asomando. Cuesta acostumbrarse a esta separación, todo el tiempo perdido nunca se podrá recuperar. Sin embargo, nos ha de servir para que, cuando por fin hayamos dejado atrás toda esta especie de pesadilla de la pandemia, demos más valor a aquello de lo que no hemos podido disfrutar en este tiempo, especialmente la compañía de nuestros seres queridos. Estoy deseando volver a repetir esos paseos en tu compañía.

ZáLeZ dijo...

Mi querido Pedro. No sabes cuánto deseo que acabe esta pandemia y volvamos a juntarnos . Nos está afectando a todos y hasta en el estado de humor que se palpa en todo el mundo. No hay más que ver estas situaciones como las que comento que se producen con cierta frecuencia.
Un abrazo y a ver cuándo se abren "las fronteras" que son muy reales.

El Deme dijo...

De repente me han entrado unas ganas enormes de conocer Vitoria...Maravillosas fotos.

ZáLeZ dijo...

Hola Deme. No es de extrañar cuando National Geografic declara a Vitoria como uno de los 25 destinos en todo el mundo, para el 2021. https://blogs.vitoria-gasteiz.org/medios/2020/11/23/vitoria-gasteiz-es-elegida-por-national-geographic-entre-los-mejores-destinos-para-viajar-en-2021/