martes, 27 de junio de 2017

El castro de la antigua ciudad autrigona de Salionca nos desvela algunos secretos (Poza de la Sal)

Altar de sacrificios y de adoración pagana. "Un tal Vurovio ataviado con sus auténticos artilugios" me mostró algunos de  los  misterios de Salionca "

 Después de un largo periplo  por los  mundos de los "dioses manes" y haber relacionado la mayoría de castros autrigones dentro de su presunta zona de influencia, considero oportuno culminar este peregrinaje,  adentrándome en los secretos  y misterios de la  Salionca prerromana.
 No es la primera vez que dirijo mi mirada a este cerro en forma de tarta escalonada que llaman El Alto del Milagro. La última vez fue con el único fin de poder  admirar  los almendros en flor desde este lugar de connotaciones misteriosas por constituir el emplazamiento primigenio de la ciudad autrigona de Salionca  y que tras la invasión romana modificó su ubicación sin solución de continuidad  al paraje lindante de La Vieja convirtiéndose en la ciudad de Flavia Augusta donde su importancia se acrecentó enormemente. heredando y absorbiendo  al castro autrigón de Salionca, de una forma que considero abrupta.
Alto del Milagro (Salionca)

  Aunque en más de una ocasión lo he comentado, no está de más recordar algunas consideraciones:

   Al tratarse de un blog personal que no pretende "crear jurisprudencia" ni "modificar la historia", me considero libre de especular y elucubrar lo que me apetezca,   esté en lo cierto o equivocado pero nunca con intención de mentir.  Para enmendarme la plana  existe la libertad de que cualquiera pueda hacerlo en comentarios, sin ningún problema. Eso sí, en ningún caso de forma anónima.  Es más, siempre abierto a diferencias de opinión. Si las considero importantes, incluso, como en alguna ocasión, he preferido insertarlas dentro de la misma entrada de blog.

 Y sin más preámbulos, os invito a  que me acompañéis a dar un paseo por el alargado cerro o alto del Milagro, donde se asentó una de las ciudades indígenas de Autrigonia: Salionca (Término Municipal de Poza de la Sal).
 
Evidencias a golpe de vista: 
 
   A) ALTAR CELTÍBERO: Debido a la fácil erosión de la arenisca de la zona este altar ha quedado muy dañado al desaparecer los detalles, pero no sus formas básicas.  Puede que para algunos solo sea una roca donde el azar y el capricho de la erosión hayan hecho el resto, pero estoy convencido que no es así. Resulta muy similar a otros altares de tipología celtíbera que podéis comprobar haciendo una simple búsqueda en google.

Altar de sacrificios o de adoración pagana a los "dioses manes". 


plataforma principal del altar

Detalles de las escaleras laterales talladas en la  arenisca. 
Montículo  coronado por una estructura cuadrada 

El montículo visto desde más cerca.
Estructura en planta  cuadrada encima del montículo anterior,  de dificil adscripción, tal y como se describe en  la ficha arqueológica. 
Casi a los pies del montículo anterior existen unas  extensas ruinas . Pudieron utilizarse , como así se comenta, para el ganado, pero no así en su primitivo origen que sigue siendo un misterio debido a las estructuras demasiado complejas.. No parece un lugar apropiado para guarecer ganado. 
 Por simple analogía me recuerda mucho a  la entrada al castro de San Miguel de Cornezuelo (Valle de Manzanedo) 

Al poco de entrar en la parte alta del castro  nos topamos con una especie de aljibe excavado en roca  el cual se encuentra lleno de zarzas y apenas se aprecia su forma rectangular ligeramente redondeada. Se comenta que pudo servir para "guardar" misiles en la ocupación de los italianos durante la guerra civil. Algo que me parece un tanto absurdo.
Al igual que sucede,  de forma algo similar en el castro autrigón de Carasta (Alava)  también en el caso de Salionca  el sistema de murallas/paramento es escalonado para dificultar aún más su acceso y como retención de la capa freática existente . Sus evidencias hoy siguen siendo muy  visibles.

La gran solidez de estas murallas pudieron ser utilizadas y fortalecidas posteriormente en época romana para sustentar el acueducto que surtiría de agua potable a la ciudad romana de  Flavia Augusta  ubicada en la zona de La Vieja-Pedrajas. Se  intuye que dicho acueducto pudo discurrir a los pies de una de estas sólidas murallas a modo de sustento preexistente.  

Obsérvese las enormes piedras, bien encajadas de la parte inferior de las murallas  en desnivel, tipo paramento.  Me remito al vídeo donde se aprecian mucho mejor.

VÍDEO DEL PASEO:

No hay comentarios: