martes, 10 de enero de 2017

Fuerte de San Carlos /Fortaleza de Carazo. Un castillo en las nubes.

Se empiezan a intuir, de forma fantasmal, entre la niebla, los primeros restos de la fortaleza de Carazo/Fuerte de San Carlos

Esta extensa fortaleza ubicada a 1455 msnm se localiza en la parte occidental de la alargada meseta  de Carazo,y estuvo ocupada ya en tiempos de Fernán González. Se encuentra rematada  por torres cilíndricas y un cubo, y todo ello unido por murallas. Las ruinas que perduran son  medievales del siglo XIV.  
   El cambio de denominación por  Fuerte de San Carlos, tiene su origen en  una breve ocupación durante las guerras carlistas, por lo que se adoptó este nombre impreciso. El  nombre medieval fue las Peñas de Carazo ,o "  las mis Peñas e fortaleza de Carazo" ,como la llamaba el conde de Haro en 1414. Se supone que esta fortaleza fue usada tan solo en casos puntuales y en momentos desesperados, pues la vivencia y permanencia en esas altitudes  tuvo que ser muy dura. 
  El acceso se puede efectuar desde Ahedo a unos 1010 msnm. No es aconsejable subir en días de niebla si no se está acompañado de una persona que conozca bien la zona, puesto que sería muy fácil perderse, y también resulta peligroso por la existencia de simas y precipicios.  
A medio trayecto nos encontramos con este chozo de pastores muy deteriorado que "posiblemente" se construyó aprovechando un menhir como apoyo

Sabina albar (juníperos thurífera). No lejos se encuentra uno de los sabinares más extensos y mejor conservados del planeta: Los de Arlanza. Algunos ejemplares superan los 2.000 años. 
Ultimo tramo y el más peligroso, antes de alcanzar la zona donde se encuentran los restos de la fortaleza.


Corredor que discurre al lado de un precipicio que nos lleva a los primeros restos murales.




Bases de murallas

Se aprecia la alineación de la muralla

simas

Diversas tomas de la torre, aún en pie, entre la espesa niebla dándole al conjunto un aspecto misterioso pero a la vez  atractivo.


Otra base de cubo en en otro extremo de la meseta . Sin la niebla podríamos divisar la comarca de Arlanza. 

Detalles interiores de lo que queda de un cubo.

Hundimientos y hoyos que han podido ser artificiales para su uso como aljibes de reserva de agua . pero también pueden ser de origen  natural.


VÍDEO RECOPILATORIO: A parte de las secuencias grabadas el día de la niebla, donde no hubo forma de orientarse ni ver las panorámicas que se divisan desde allí,  se incluyen imágenes cedidas "con sol" de otra época del año, pertenecientes a Pedro Antonio Díez Rodrigo (Studio 43-Burgos). Gracias por la aportación y así poder admirar desde la cima, lo que la niebla meona me oculto.