viernes, 17 de diciembre de 2010

OÑA contra FRIAS: El pleito de los 100 testigos. (S. XIII)

Me parece tan interesante el artículo que he preferido reseñarle íntegramente. Fuentes: Apuntes Históricos, de Mario Pereda (Oña) ; pero si disponéis de más tiempo y paciencia podéis descargaros el PDF desde aquí, y que fue publicado por el Instituto de Historia, Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, donde se hace un estudio en profundidad con todo lujo de detalles del famoso pleito medieval:

---------------------------------------------o0O0o-------------------------------------------
Entre el rico patrimonio documental que se conserva procedente del Monasterio de San Salvador de Oña, destacan por su excepcionalidad las actas de un larguísimo litigio que enfrentó a finales del siglo XIII al Monasterio con el concejo de la villa de Frías, conocido como el pleito de los cien testigos. Estos documentos son uno de los pocos testimonios medievales de este tipo que se conservan, y suponen una fuente de extraordinario interés para el conocimiento de la sociedad, la política y los usos jurídicos de la Castilla medieval.


Los orígenes de la disputa se remontan a principios del siglo XIII, cuando en el año 1202 el rey Alfonso VIII otorga a Frías el carácter de villa regia y concede el fuero a sus habitantes. En el complejo marco jurisdiccional de la época, el rey permutó sus derechos sobre Mijangos con los derechos que el Monasterio tenía sobre varias localidades próximas a Frías: Villanueva de los Montes, Quintanaseca, Montejo de San Miguel y diversas heredades en Tobera, Ranera y Zangandez, derechos que otorgaría posteriormente a Frías con el fin de dotar jurisdiccionalmente al concejo de la villa. Sin embargo el concejo de Frías fue poco a poco extendiendo su poder sobre algunas aldeas, vasallos y montes próximos a sus tierras que según la permuta real habían quedado en manos del Monasterio, de forma que comenzó a explotar y a apropiarse de los ingresos pertenecientes al Abad de Oña en estas tierras. Habiéndose querellado por este motivo el Monasterio contra el concejo de Frías, en 1270 se reúnen en Burgos ambas partes, ante la corte de Alfonso X allí reunida, acordando la realización de una investigación y el nombramiento de los tres jueces arbitros que, representando al rey y a cada una de las partes implicadas, habían de llevarla a cabo.

La investigación no parece dar comienzo definitivamente hasta septiembre de 1271, cuando comienza la selección e interrogatorio de cada uno de los testigos presentados por las partes. Éstos fueron 70 por la parte de Oña y 38 por la del concejo de Frías, a los que se sumarían posteriormente otros 17. Entre ellos figuran tanto clérigos como hidalgos o vasallos procedentes de varias localidades de la zona, y en algunos casos, son presentados como testigos por ambas partes. Estos testigos habían de desplazarse a Oña o a Frías, donde eran interrogados públicamente ante los tres jueces designados a este fin. La selección e interrogatorio de todos estos testigos parece ser que hubo de alargarse a lo largo de mucho tiempo, dados los medios de la época. Además, diversas circunstancias parecen haber retrasado durante varios años la resolución del proceso, ya que en 1278, siete años después de haber comenzado las pesquisas, el rey solicita a uno de los jueces encargados de la investigación que le remita la documentación de la misma, que al parecer se había extraviado. A partir del mes de abril de 1280 comienzan a reunirse durante varios días a la semana los tres jueces arbitros a escuchar los argumentos y razonamientos de los representantes de cada una de las partes. Sin embargo, estas audiencias se irían viendo retrasadas también por diversos motivos. Así por ejemplo, consta en la documentación que don Belmente, juez propuesto por Frías, solicitó un aplazamiento con motivo de la cosecha. Ésta no debió de irle muy bien, ya que posteriormente hubo de ser sustituido por otro arbitro "por que estaba flaco ".

Finalmente, tras casi diez años desde el comienzo de las pesquisas, el 13 de febrero de 1281 se dicta sentencia públicamente en el portal del Hospital del Rey de Burgos. Ésta es en líneas generales favorable al Monasterio, ya que le son reconocidos la mayor parte de los derechos que demandaba. Así mismo, los arbitros deciden que no haya penas ni se carguen las costas del larguísimo pleito a ninguna de las dos partes, con lo que en cierto modo se reparten las responsabilidades. Curiosamente se documentan tres ejecuciones de dicha sentencia, según las cuales se encarga a diferentes personas la devolución, lugar por lugar y ante numerosos testigos de los derechos y bienes reconocidos al Monasterio durante el juicio. Sin embargo, parece ser que el concejo de Frías no quedó muy contento con el resultado del juicio, ya que pronto comienza a maniobrar ante el rey con el fin de que se les devolvieran los bienes perdidos. Estos hechos llevarán al abad de Oña a querellarse nuevamente contra Frías, reabriéndose nuevamente el pleito en 1283. No será hasta diez años después cuando se solucione definitivamente la disputa al reunirse el concejo de Frías con el abad del Monasterio, intercambiando ambas partes los derechos sobre los territorios más próximos a Frías. Se cerraba de esta forma una disputa casi centenaria, cuya resolución se había prolongado a lo largo de más de veinte años. Hoy en día, la extensa documentación conservada sobre este pleito, nos permite conocer algunos aspectos de los usos jurídicos de la Castilla medieval y que, al igual que el resto de la documentación del Monasterio que se conserva, supone un testimonio excepcional sobre la sociedad castellana de la época.

------------------------o0O0o-----------------------------

Este post será la puerta de entrada a otros relativos a la interesantísima y extensa zona Oniense, sembrada hasta las trancas de huellas de nuestro pasado lejano, con una calidad paisajística y natural que mi memoria "de juventud" se niega a olvidad por la cantidad de aventuras montaraces que encierra; aunque prefiero tomármelo con calma, puesto que me va a implicar un esfuerzo físico extra debido a lo agreste de su entorno, a la inconstancia y pereza que a veces me invade, y por qué no decirlo, haciendo frente a mis particulares y quizás "descabelladas" teorías...hay tiempo.


FELICES FIESTAS A TODOS.

9 comentarios:

Temujin dijo...

Paso a saludar, pues ando liado este fin de semana te leo.

mejora dijo...

Hola Zalez: muy bien documentada la entrada, está interesante esto del litigio, como andaban con la tierra , claro era su "modus vivendi" , al revés que hoy que la tierra tiene muy poco valor. Un abrazo.

Temujin dijo...

Oña tiene un fondo documental impresionante. El monasterio de Oña junto con el de Las Huelgas de Burgos, que yo sepa, eran los más grandes y ademas tenían frecuentes roces, ya que muchas fincas eran limítrofes. Teniendo en cuenta las distancias, da fé del poderío de ambos. Me leí un libro hace tiempo que hablaba de ello, hablo de memoria así que tampoco me tengas mucho en cuenta.Me ha gustado la entrada, por que habla de una Justicia muy parecida a la actual, aunque me pega que también en aquellos tiempos, las monedas y las prebendas eran efectivas. El tiempo es relativo y seguramente muchos que empezaron las diligencias murieron sin saber el resultado y en muchas épocas estos conflictos estarían parados...Un saludo

Abi E. dijo...

Hola Zález, pues ya ves 3 siglos después estan unidos en la Mancomunidad de Raices de Castilla.
Completa documentación histórica la que nos has puesto hoy.

Un abrazo
el lio de Abi .weebly
el lio de abi

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:

La tierra tiene valor pero su producto está devaluado injustamente. Al final, como en todo, los beneficios se les llevan los intermediaros que precisamente no trabajan la tierra. Pero eso es "el pan de cada día".
Un abrazo,

ZáLeZ dijo...

Hola Temu
La historia, la documentación del Monasterio de San Salvador y su influencia fue tan enorme que hoy sigue siendo motivo de estudio, incluso para el conocimiento de la lengua castellana.
Si un pleito de esas características surgiera hoy en día no existirían grandes diferencias "en el tiempo" ni el "la forma". Igual se tardaría aún más...

Saludos,

ZáLeZ dijo...

Hola Abi:
Je, je, qué rápido se te pasa el tiempo. Son casi ocho siglitos de nada y qué poco ha cambiado la legislación en cuestiones de jurisprudencia.
Por lo demás, Oña y Frías comparten historia y vecindad y que yo sepa hoy no existe nada que lo impida, al contrario. E incluyo Poza y por supuesto la Bureba que a fin de cuentas forman la Comarca briviescana mal que le pese a alguno.
Un abrazo,

Montacedo dijo...

Me lo apunto. Esto cocinando una serie de entradas sobre el monasterio de Oña aprovechando el milenario que no sé como quedarán. Por cierto, no sé si tienes fotos del interior de la iglesia de Oña y pudieras mándármelas a montacedo@live.com. Gracias de antemano.

Fleiz Navidad también a tí.

ZáLeZ dijo...

Hola Montacedo:
Gracias.
También me apunto a tus entradas porque a cuenta del Milenario saldrán muchas cosas a la palestra y me consta que pueden ser muy interesantes. Lo mío irá por otros derroteros y no tocan para nada al Monasterio ni a la localidad en sí, sino a los "rastros" de su entorno (labor de campo) que me gustan más si cabe, por aquello de la especulación, pero es que Oña es mucho Oña y hay para todo.
Ya lo lamento, pero no dispongo de imágenes del interior de la iglesia. Hace algún tiempo que en muchos sitios se suman a la prohibición de sacar fotos en interiores y solo está permitido en zonas limitadas. Puedes preguntar a mi paisano "Mejora" quizás tenga fotos del interior de la Iglesia.
Saludos,