domingo, 4 de julio de 2010

Cillaperlata:Fotos S. Juan de la Hoz; bodegas y cuevas.

Para concluir la etapa "covadonguesa" por Cillaperlata:

a) Dos fotografías antiguas más. Una de las ruinas del Monasterio de San Juan de la Hoz y otra de la portada de entrada al claustro. El escudo es el que se conserva en el jardín de la iglesia del pueblo de Cillaperlata, al igual que los capiteles que hay en la fachada, procedentes del ábside de la iglesia del antiguo monasterio.

b) Y un video fotos que muestra alguna de las antiquísimas bodegas ruinosas y abandonadas del Barrio de La Revilla, las cuales se encuentran ocultas por la maleza, y muy difíciles de localizar. E igualmente la cueva que existe en la orilla del Ebro, debajo del casco de la localidad de Cillaperlata y que , como bien apuntaba "Mejora": sería el origen de la población y del Monasterio de la Hoz, ya que parece ser que esta cueva fue un eremitorio, de ahí Cilla- (cueva ) y lo de "-Perlata" puede ser algo relacionado con el alfoz de Petralata.

Creo que tiene su explicación y su lógica puesto que como ya es sabido, el antiguo Alfoz de Petralata fue absorbido por el de Oña, más antiguo. Suceso que también afectó al Monasterio de San Juan de La Hoz, del cual formaría parte importante, que fue objeto de traslado "y sustituído" por el Monasterio Oniense.


2 comentarios:

mejora dijo...

hola Zalez: muy bien documentada la entrada y las fotos un tesoro a conservar. En Fundación Mejora , vienen a las salidas senderistas , 2 nativos de Cillaperlata, uno de ellos parece que es tío de Iván, ya que pregunté por las bodegas y por lo menos con el que yo hablé no sabía nada de las bodegas. Un abrazo

ZáLeZ dijo...

Hola Mejora:
Suele pasar con cierta frecuencia. Muchos de Burgos aún no han visitado por dentro su Catedral. En los pueblos, a nada que preguntes y "rebusques", encuentras cosas que ni tan siquiera las saben muchos de los nativos, aunque hay siempre excepciones, como Iván que recopilan, guardan y aportan información. Supongo que Cillaperlata tiene mucho más. Lo sospecho. Aún me queda algo más que "otear" pero prefiero que lleguen los fríos que es cuando más a gusto se pueden hacer ascensiones a los montes, aunque caigan chuzos de punta. Lo prefiero.
Un abrazo,