domingo, 11 de noviembre de 2018

Hayal de Petralata (Montes Obarenes)



 Recuerdo que Enrique del Rivero me aconsejó buscar el consuelo en esos bellos lugares que conozco. Oler la tierra húmeda, escuchar el rumor del agua, cubrirse bajo el dosel de un bosque,...pisar las hojas caídas de los árboles y oír el ruido de la lluvia al caer...

  Viernes 9 de noviembre. Día frío y ventoso. Hoy quiero volver a experimentar esas sensaciones e intentar restaurar mi escacharrado sistema operativo, conservando en la nube los recuerdos y los sentimientos para tenerlos siempre conmigo. Lugar elegido: el hayedo de Petralata por simple cercanía.

No esperaba encontrarme con nadie y, pura casualidad, dos agentes forestales medioambientales de la Junta estaban acotando puntos GPS para una futura ruta a través de este precioso hayal hasta los restos del castillo de Petralata. Según amablemente me informaron, el siguiente proceso seria el desbroce y señalización de la senda que hoy es inexistente. Una buena iniciativa sin duda que se sumará al intrincado tramado de rutas que posee el Parque natural Montes Obarenes-San Zadornil. 











   Buenos días tristeza.


   VÍDEO RECOPILAORIO:

4 comentarios:

Fernando J. Ruiz dijo...

Bello el sonido de las hojas mecidas por el viento... Bello paraje cómo siempre nos trae Zalez, sigue adelante, un abrazo

ZáLeZ dijo...

Gracias Fernando. Voy a tirar adelante. Otro abrazo para ti. Saludos,

Fernando Iglesias dijo...

Ayer tambien estuve en un hayal en el monte Santiago y antes en el bosque pintado de Oma, obra de Agustín Ibarrola, la naturaleza nos sorprende en esta época con unos paisajes espectaculares
Me alegro de que sigas caminando
Un Abrazo

El Deme dijo...

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino
se hace camino al andar...

(ZáLez, maravilloso vídeo, sigue caminando...)