viernes, 9 de diciembre de 2016

"El bosque encantado" dentro de la ruta de los Duendes. Herrera de Caderechas.



 La ruta de los duendes se hace desde Herrera de Caderechas y se encuentra muy bien señalizada. 

  Tras unos tramos a través de pistas forestales nos encontraremos con una señalización muy marcada que nos hará salir de la pista principal para ascender a través de una senda que asciende en dirección noroeste hasta el bosque encantado, que se encuentra poco antes de encumbrar la alineación montañosa a la altura de La Rasa que divide el valle de Las Caderechas con el valle de Valdivielso.

   En el trayecto nos encontraremos con adornos que nos servirán de acompañamiento. Ideal para hacerlo con críos ya que con seguridad, disfrutarán mucho del entorno que les rodea.  Nada más comenzar, dejaremos atrás los últimos frutales, que dan identidad al Valle. En todo el recorrido  podremos observar diversas especies de arbustos como el boj, y árboles que componen un bosque autóctono mixto de rebollos, pinos silvestres y zonas de encinal. Ya en la última parte nos adentraremos en el "bosque encantado" donde los duendes cubren de abrigos muy coloridos a los troncos de los pinos.  Un poco más arriba alcanzaremos la linea del cordal de montes que sirven de cambio de vertiente. Desde este punto aparecerá como por arte de magia el valle de Valdivielso. 

    En este caso, como en otros, el día elegido no fue casual. La niebla baja que me acompañó desde Briviesca hasta llegar al pueblo de Herrera me hacía presagiar un precioso día de sol a medida que se ascendería de altitud dejando atrás la insistente niebla de estos días. El resultado fue más que previsible. Un día espectacular y una visión del paisaje diferente pero atrayente. 
    
    Para los más pequeños: que tengan en cuenta que en cualquier momento pueden aparecer los duendecillos buenos que habitan estos parajes, como sucedió a la niña que "aparece" al final del vídeo.

Lo de "Bosque encantado" no es una cuestión de puro azar. Tiene su pequeña historia.  Este nombre lo encontramos en una Revista satírica del año 1883, en la que se citaba que un cura, vecino del pueblo de Herrera, afirmaba la existencia de duendes y hadas. 
 
El día dio mucho de sí, razón por la cual he insertado muchas imágenes con el fin de completar la escasa descripción del recorrido con abundante material visual.

Cerezos al inicio de la ruta, justo a la salida de Herrera-
Ya adentrados en la senda se pueden contemplar magníficas panorámicas de Las Caderechas.

El pico Castriviejo y El Mazo cual islas en un mar de nubes. 

A medida que se asciende, las vistas se hacen más amplias y espectaculares. Tanto el valle de Caderechas como en general de toda la Bureba  se encuentran colmatadas de niebla. 

Echando la vista al este, emerge la Mesa de Oña.

Los quejigos se mezclan con los pinos silvestres.

Otra vista al Este y podemos apreciar el pico Tablones al fondo-izquierda.


En diversos puntos del trayecto hay colocados objetos que marcan la senda. 


Toma hecha justo antes de entrar en el  "bosque encantado"·. Bajo la niebla se encuentra Madrid de Caderechas y más hacia la derecha se intuye Huéspeda. 







El bosque encantado









Pino silvestre justo en lo alto del cordal (Alto de La Rasa) que sirve de frontera entre Las Caderechas y Valdivielso. El azote del viento, las inclemencias del tiempo y el suelo pedregoso han echo que el pino tome una forma "torturada" pero de gran belleza plástica   

Mirando al Norte y en la cima del cordal , aparece el valle de Valdivielso . En esta toma, en concreto, se aprecian "los cuchillos" de Panizares. 

Otra toma del valle de Valdivielso a la altura de Condado. La niebla impide ver el fondo del valle.

El descenso lo hago por el mismo trayecto, pero a la vuelta, como por arte de magia, la niebla se diluye y deja ver el fondo del vale de las Caderechas. 

Rebollos y pinos se mezclan . El pico Castriviejo y el Mazo (al fondo a la derecha) dejan de ser "islas·.

Panorámica de Madrid de Caderechas una vez disipadas las nieblas. 

Otra panorámica pero  esta vez de Huéspeda. 

La senda montaraz muy bien perfilada y acondicionada.

Paisaje que se observa en la pista forestal, ya muy cerca de Herrera.

Grandes riscos,  paraíso de las aves rapaces

Bajada de cortafuegos desde la pista forestal. La gran masa forestal alberga diversas especies autóctonas.

Pinus Sylvestris. Haciéndoles sombra intentan progresar los quejigos.

Riscos en la parte alta de Herrera.



    ESTE VIDEO que os pongo a continuación no hace recopilación de las imágenes anteriores. Son pequeñas secuencias, diferentes a las numerosas  fotos posteadas: